Un aspecto concreto de la buena administración es la buena regulación. El servicio de mejora regulatoria es una concreción de la buena administración aplicado a la elaboración normativa.

En este ámbito se realizan estudios tendentes a la redacción de normas jurídicas generales, tanto de proyectos de ley como de normas de carácter reglamentario en todas sus tipologías: decretos, reglamentos y ordenanzas. Se prestará especial interés al análisis de la necesidad de la norma, de su elaboración, y, por supuesto, a la regulación en todas sus manifestaciones y dimensiones, sea global, supranacional, estatal, autonómica o local.

La experiencia regulatoria de los miembros del equipo, tanto en proyectos legislativos y reglamentarios de carácter general, internacional,  nacional y local, como de carácter sectorial del Derecho Administrativo,  permiten ofrecer un servicio de regulación normativa integral a las Administraciones Públicas en materias de Derecho Público.

Asimismo, este conocimiento cualificado se ofrece a organismos, instituciones, colegios profesionales vinculados con la Administración, mediante la redacción de Instrucciones, Recomendaciones, Cartas, Guías de buenas prácticas que permitan a su organización el ejercicio efectivo y adecuado  de sus funciones.